OPINIÓN Julio Javier Mena Madrid

En el verano del 2001, para ser más específicos el 9 de julio, se cerraba el fichaje más caro que se tenía registrado en la historia del futbol. Un francés de nombre Zinedine Zidane, era transferido de la Juventus al Real Madrid, por la escandalosa cifra de 75 millones de dólares, una suma inaudita para aquel entonces.
Cómo cambió el futbol mundial esa transacción. Desde el despacho de Florentino Pérez, se fraguaba lo que se convertiría en los “Galácticos del Madrid”, un equipo que a base de billetazos armó una plantilla plagada de estrellas, y que hasta la fecha, vemos repetirse ese mismo modelo una y otra vez.
Desde aquel lejano 2001, se han inflado cada vez más a los jugadores, y las cantidades que se pagan por ellos, en este reciente mercado de piernas veraniego son escandalosas, hemos visto dos transferencias que hablan de ello, una es la Álvaro Morata que pasó de las filas del Real Madrid al Chelsea de Inglaterra, por la cantidad de 80 millones de euros; ¡Así como lo oye!, 80 millones por un jugador que ha sido banca la mayor parte de su corta trayectoria y llega a los Blues con la intención de ganarse la titularidad; pues cuentan con otros dos delanteros de calidad como: Lukaku y Diego Costa.
Sin embargo, no ha sido el único club el cual ha desembolsado una cantidad enorme de dinero para poder armar una plantilla exitosa.
Tenemos al Paris Saint Germain, el cual intenta desembolsar la ridícula cantidad de 222 millones de euros por Neymar, y no sólo eso, desde que un fondo de inversión de Qatar tomó las riendas del equipo parisino, ha desembolsado alrededor de 780 millones de euros para poder armar una platilla ganadora en la liga local (ha ganado 4 ligas locales), aunque sigue sin poder dar el gran salto internacional, ganado la Champions League.
En nuestro país no nos hemos quedado atrás, tenemos el caso de los dos equipos regiomontanos que a base de gorda cartera, han logrado armar equipos espectaculares y con jugadores de primer nivel, en cada una de sus posiciones.
Pero, ¿Es necesario hacer inversiones tan grandes para poder tener equipos poderosos y de peso? desgraciadamente, sí.
El futbol se ha convertido en negocio internacional, con el crecimiento de las redes sociales y la exposición de las distintas ligas a través de estas, se ha convertido en un pastel en el cual todos quieren entrar y embutirse una buena tajada.
Como ejemplo, tenemos al Real Madrid, un equipo acostumbrado a gastar y hacer grandes contrataciones; pero sólo en la venta de playeras en lo que va del año lleva más de 300 millones de dólares, es dinero suficiente para pagar el sueldo de la plantilla durante un año, pero si le sumamos derechos televisivos y patrocinadores, el negocio se hace enorme.
Si un club quiere sobrevivir y adaptarse a los tiempos modernos, tiene que dejar de ver el fútbol como un modelo romántico, en el cual los jugadores estaban en el club por amor a la camiseta, esos tiempos se acabaron, el marketing y el negocio global es lo más importante, y el poder vender una nueva joya o comprar una figura internacional, reditúa siempre.

DEJA UNA RESPUESTA

Pon tu comentario
Tu nombre