El equipo nacional desplegó una fuerte defensiva con la que pudieron neutralizar a los bateadores de Japón.

México se proclamó Campeón de la Copa Mundial de béisbol Sub-23 al vencer 1-2 en la Final a Japón en un juego cerrado de diez entradas en el Estadio Édgar Rentería de la ciudad colombiana de Barranquilla.

Los aztecas desplegaron una fuerte defensiva con la que pudieron neutralizar a los bateadores orientales, quienes hasta la novena entrada no habían anotado ninguna carrera y solamente habían conectado un imparable.

En la décima entrada, debido a la aplicación del ‘tie break’ para desempatar el partido, que hasta ese momento iba 0-0, cada equipo al bate le correspondió ubicar hombres en primera y segunda base.

México aprovechó la situación con un elevado de sacrificio de la tercera base, Bernardo Heras que llevó a Orlando Piña a la segunda y dejó a Walter Higuera en posición anotadora.

El héroe del juego fue el jardinero central, Fabricio Macían, quien conectó sencillo al jardín central para empujar a Higuera y a Piña.

En la parte baja del décimo y con dos corredores en base, Japón logró anotar una carrera de Taiga Matsuo, impulsada por Hisanori Yasuda.

Al final el pitcher cerrador mexicano, Erick Casilla, logró salvar el juego cuando tenía las bases llenas con dos outs y dominó a Kenji Nashimaki, quien bateó un elevado al jardín derecho con el que terminó el juego.

Con la medalla de oro para los aztecas y la de plata para los nipones, el tercer lugar fue para Venezuela que a primera hora le ganó 4-5 a Corea del Sur.

DEJA UNA RESPUESTA

Pon tu comentario
Tu nombre