La temporada de NBA inició con una secuencia y varias imágenes dolorosas con un solo protagonista, Gordon Hayward.

El jugador de los Boston Celtics está casi descartado para el resto de la campaña, tras fracturarse el tobillo, en el partido inaugural de la temporada ante los Cleveland Cavaliers.

El exjugador de los Utah Jazz, estaba en su noche de debut, como uno de los fichajes estrella de los celtas, junto con Kyrie Irving, que regresaba a Cleveland tras salir de los Cavs con destino a Boston, un equipo que busca protagonismo esta temporada.

Los Celtics confirmaron la fractura del tobillo de Hayward y tendrán que acompañarlo durante una extensa recuperación, por el tipo de lesión, podría tenerlo de vuelta hasta la próxima campaña.

DEJA UNA RESPUESTA

Pon tu comentario
Tu nombre